Blogia
MUJERES EN LA SOMBRA

Pintura mujeres

Delhy Tejero

<a href="http://www.geocities.com/Paris/Musee/4875/delhy.htm">Delhy Tejero</a>

Se cierra este año de 2005 la programación de exposiciones temporales del Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid con la muestra Delhy Tejero (1914-1968). Ciento once dibujos, dedicada a repasar de forma monográfica una de las facetas más interesantes de esta artista, cuya obra se sitúa en el epicentro de la renovación artística de las vanguardias madrileñas de los años 20 y 30 y en los más difíciles y problemáticos de la posguerra y el inicio de la aventura abstracta en los años 50, para concluir, en los 60, con una intensa actividad muralista, entre 1959 y 1963, en varias iglesias de Madrid y de algunos pueblos creados por el Instituto Nacional de Colonización.

Reconocida como una de las más fecundas e interesantes ilustradoras del primer tercio del siglo XX, Delhy Tejero empezó a publicar sus dibujos en varias de las más importantes revistas gráficas de aquellos años de renovación artística como Crónica, La Esfera, Nuevo Mundo o Blanco y Negro.

Al llegar a Madrid de su Toro natal, Delhy Tejero estudió en la Residencia de Señoritas que dirigía María de Maeztu donde compartió estudios con Marina Romero, Mariquiña Valle-Inclán, Josefina Carabias o Lula de Lara. Realizó sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando donde tuvo como profesores a Julio Romero de Torres, Manuel Benedito, Cecilio Plá o Daniel Vázquez Díaz, entre otros. Mantuvo una especial amistad con Remedios Varo, que la introduciría en los ambientes surrealistas de París, donde conoció a Oscar Domínguez y Esteban Francés, llegando a exponer obra suya en la exposición Le rêve dans l´art et la littérature. De l ´Antiquité au Surrealisme, en 1939. Durante la guerra civil española, se ausentó de nuestro país, viajando por Italia con el propósito de ampliar sus conocimientos de pintura mural para retornar a España en agosto del 39. En los difíciles años de la posguerra participó, aunque no con mucha frecuencia, en distintas exposiciones, entre las que habría que destacar su individual en 1947 en el Gabinete de Estampas del Museo de Arte Moderno. En la década de los cincuenta, inmersa cada vez más en el mundo de la abstracción, corriente promocionada por su amigo el arquitecto Fernández del Amo, que empezaba a manifestarse en nuestro país, pero sin abandonar los contenidos figurativos y surreales de su obra precedente, participó en varias exposiciones importantes. En primer lugar, hay que mencionar la Exposición Internacional de Arte Abstracto en Santander, de 1953 y en la III Bienal Hispanoamericana, celebrada en Barcelona en 1955, donde obtuvo el premio del Ministerio de Instrucción Pública del Uruguay. Como consecuencia de este premio, fue incluida en la exposición Picasso et l´art contemporain Hispano-Américain en el Museo de Arte y de Historia de Ginebra en mayo de 1956. Su ciclo artístico se cierra, por último, con una intensa actividad mural entre los años 1959 y 1963, en varias iglesias de Madrid y de pueblos creados por el Instituto Nacional de Colonización.

La exposición Delhy Tejero (1904-1968). Ciento once dibujos se ha estructurado con arreglo a varios apartados:

Series de La Venus Bolchevique y Así habló el Dios de la guerra
Serie de Las Brujas
Tipos populares
Ilustraciones para cuentos
Madrid
Miscelánea
Los 111 dibujos que ahora se exponen en el Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid, dan cumplida cuenta de esta rica vertiente de su obra, del amplio repertorio que Delhy Tejero sentía, la ilustración, los tipos populares, los cuentos infantiles o el paisaje urbano, así como de las numerosas técnicas que dominaba. Con motivo de la exposición se publica un catálogo en el que se recogen la totalidad de los dibujos junto con varios estudios sobre su obra a cargo de los profesores Miguel Cabañas Bravo y Javier Pérez Rojas, y de Eduardo Alaminos, Director del Museo, que ha comisariado la exposición.

Los profesores José Luis Alcaide y Francisco Javier Pérez Rojas, de la Universidad de Valencia, estudian su faceta como ilustradora referencial de los años 30, dentro de la corriente del Art Déco, y la relacionan dentro del campo de la vanguardia con una generación de pintoras e ilustradoras como Norah Borges, Ángeles Santos, Maruja Mallo, Maria Roësset y Velasco, Julia Minguillón, Manuela Ballester, Remedios Varo, Francis (Pitti) Bartolozzi y Rosario Velasco.

El profesor Miguel Cabañas, del Departamento de Historia del Arte Diego Velázquez, del CSIC, sitúa la trayectoria de nuestra artista en el ámbito de la época bautizada por los historiadores José Mª Jover y Carlos Mainer como "Edad de Plata" de la cultura española, que Bravo prolonga hasta más allá de los años treinta.

Eduardo Alaminos, Director del Museo y responsable del catálogo, estudia los dibujos de temática madrileña de la artista, vinculándolos con la estética suburbial de la vanguardia y con los presupuestos ideológicos y estéticos de la Escuela de Madrid en la posguerra, a muchos de cuyos artistas, Benjamín Palencia, Cirilo Martínez Novillo, Álvaro Delgado, Juan Esplandíu, Eduardo Vicente, Luis García Ochoa o Andrés Conejo trató en el Café Gijón.

La exposición permanecerá en la sala Espacio Dos del Museo Municipal de Arte Contemporáneo de Madrid desde el día 1 de diciembre, fecha de su inauguración, hasta el 22 de enero del 2006.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Pintureras; mujeres pintoras

Pintureras; mujeres pintoras

Inda Sáenz rescata a pintoras haciendo sus autoretratos.


Sigo escuchando música de los años 80, cuando yo daba votes por esas discos; más bien a partir del 85 eh! Como una no sabe de tecnologías varias para subir música en condiciones, pues la pongo con la dire :(

http://www.youtube.com/watch?v=EQQ9OfXi5aM

Amo la forma de hacer Arte en Maruja Mallo

<strong>Amo la forma de hacer Arte en Maruja Mallo</strong>

Es muy interesante la figura de Maruja, pues a través de su arte podemos tener una visión de la España de preguerra. (Ya hablé en los comienzos de este blog de ella, pero se merece más ;)Su pensamiento y evolución hizo que su figura llegase a ser la musa de los surrealistas madrileños. Su camino se vió impulsado por principios éticos feministas.
Maruja, junto con sus amigas Margarita Manso y Concha Méndez protestaron y desafiaron costumbres provincianas y arcaicas enraizadas en prejuicios milenarios. Ellas provocaron con su actitud perturbadora y fueron iniciadoras del sinsombrerismo, pioneras del bikini, leyeron a Freud, practicaron deporte, bailaron el Charleston, escucharon música de jazz...en definitiva, fueron las precursoras de la mujer moderna española.
Precursora Maruja de la emancipación de la mujer; ella vivió grandes amores y nunca se sacrificó ante los intereses del barón. Fue a partir de estos años 20, que la mujer española empezó a rechazar el papel tradicional y con la 2ª República se ratificaron estos principios, por los cuales estas mujeres, como Maruja no fueron aceptadas por la sociedad que les tocó vivir.
Fueron a parar al exilio después de la Guerra Civil, concretamente Maruja, después de convivir en Francia con los expresionistas, pasó a México; no sé si allí conocería a Matilde Cantos, seguro que sí, pero eso ya es harina del próximo post :)

Buscando, buscando, encontré lo siguiente:

“Al igual que Rubens tuvo sus musas en la pintura, Miguel Hernández tuvo sus tres musas en la poesía”.

Estas tres mujeres configuraron el universo amoroso de Miguel Hernández; a ellas dedicó los siguientes versos:


A Josefina Manresa:


“Te me mueres de casta y de sencilla...
Estoy convicto, amor, estoy confeso
de que, raptor intrépido de un beso,
yo te libé la flor de la mejilla”
(...)


A Maruja Mallo:

(...)
“Como el toro me crezco en el castigo,
la lengua en corazón tengo bañada
y llevo al cuello un vendaval sonoro”
(...)


A María Cegarra:


“Me llamo barro aunque Miguel me llame.
Barro es mi profesión y mi destino
que mancha con su lengua cuanto lame”
(...)


Esta curiosidad la encontré de la mano de:
Antonia Mª Femenía López
Mari Trini Ruíz Báguenas
Mª José Lidón Andrés



A la derecha, Maruja cuando moza; tan guapa!

Elizabeth Bishop

Elizabeth Bishop

Ha sido una pintora y poeta norteamericana que gustaba dibujar y describir fría y realista la figura humana. Después de empezar con influencias cubistas y otras, acabó pintando imágenes sobre el N.York de su época, descripciones muy realistas y sencillas.

Id, si queréis, a esta página bastante buena, por su gran recopilación de autores

Artemisia Gentileschi

Pintora del XVII, de calidad técnica y artística comparable a la de los mejores genios renacentistas y manieristas. Su nombre ha sido "invisiblizado"(término inventado) por la Historia oficial del Arte, y su magnífica obra, asimilada en ocasiones al nombre de su padre, Orazio Gentileschi.

Susana y los viejos, 1610
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Judith Leyster

Esta autora es otra de las grandes pintoras "olvidadas" de la Historia del Arte.

La proposición, 1631;

El varón acosa sexualmente a la mujer con un puñado de monedas. Ella, aterrada y sin poder quitar la mirada de su costura, rechaza la propuesta. costureraAquí observamos una de las representaciones en las que se combinan los discursos sobre las virtudes domésticas y la sexualidad.

Mujeres pintoras

Mujeres pintoras

Americanas, belgas, escandinavas etc

Emily Mary Osborn

Sin fama ni amistades, 1857; ver .
Representa la vergüenza y humillación de una mujer soltera de clase media que trata de vender su obra. En la sociedad misógina del XIX, la mujer es objeto de burlas masculinas.

La artista: Emily M. Osborn, otra de las grandes desconocidas de la pintura universal, refleja en esta obra quizá sus propias dificultades al ser una mujer artista e independiente en una de las épocas más perversas en el reconocimiento y trato hacia las mujeres, el Romanticismo.

Suzanne Valadon

Esta artista de principios del XX pretende denunciar la mirada "única" del espectador varón a lo largo de todas las expresiones artísticas, representando a una mujer cuyas formas, actitud y postura transgreden los arquetipos femeninos impuestos por una estética preocupada unicamente por el placer sexual de los varones.

Lejos de las seductoras y decorativas venus, esta mujer fuma, lee, piensa...

El dormitorio azul, 1923 Ver el cuadro
Otros cuadros
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres